Siete ejemplos de comunicación sexista y cómo no caer en ellos

por ADRIANA PINEDA
En un mundo cambiante y cada vez más exigente en asuntos de conciencia social, los anunciantes, los medios de comunicación y las agencias jugamos un papel fundamental en la construcción de los imaginarios correctos, alejados de los estereotipos y la discriminación que han dado origen a tantos problemas, sufrimiento y violencia a través de la historia.
“Es obvio, pero necesario recordar, que el ser humano no se ve a sí mismo ni al mundo de forma directa sino a través de las imágenes y las palabras con las que dice dicho mundo”.
Victoria Sau Sánchez
Escritora, psicóloga y activista.

El género es solo uno de los temas. Pero como muchos otros conflictos sociales, ha sido una gran fuente de dolor y de barreras visibles e invisibles que han impactado el bienestar de la sociedad y la economía de las naciones.

Aunque podría decirse que el conocimiento sobre los asuntos de género se ha ampliado de muchas maneras, las nuevas generaciones con ayuda de las herramientas digitales son las que están clamando con más fuerza por oportunidades equitativas y acciones concretas al respecto.

Nuestro compromiso en Fogdog es poner al servicio de marcas y empresas el conocimiento y las estrategias necesarias para navegar de forma adecuada y competitiva este mundo cambiante, creando soluciones que impacten positivamente los negocios, la comunicación y las comunidades.

Esperamos que este documento, que expone algunos ejemplos de comunicación sexista y los caminos para alejarse de ellos, sea de utilidad y podamos juntos contribuir a través de la comunicación, a construir un mundo más justo.

ANDROCENTRISMO

La tendencia a considerar al hombre (blanco, libre) como centro, protagonista o medida de referencia de la historia y la civilización humana, provoca que otras visiones queden anuladas, sean invisibles o incluso ridiculizadas.

HOMBRE = HUMANIDAD

El principal ejemplo de androcentrismo se da cuando el vocablo hombre se usa para significar al mismo tiempo humanidad, varón y adulto.

EJ: LOS DERECHOS DEL HOMBRE

Por ejemplo, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 se entiende como universal, pero no incluía ni a las mujeres ni a los esclavos. Olimpia de Gouges, autora teatral y activista, redactó y publicó en 1791 la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, y debido a esto fue ejecutada.

SUFRAGIO UNIVERSAL

En otra forma de androcentrismo, se dice que el sufragio universal comenzó a ser reconocido en Francia tras la revolución de 1848, cuando en realidad solo aplicaba para hombres no esclavos.

ESTEREOTIPOS SEXISTAS

En los estereotipos sexistas, a la masculinidad le corresponde la fuerza, la dominancia, el control, la inhibición de los sentimientos y de la empatía, y la independencia (ser para sí mismo).

Los valores de la feminidad son la sumisión, la debilidad, la sensibilidad, el afecto, la empatía, el cuidado de los demás (ser para otros).

PALABRAS CON SIGNIFICADO DISTINTO

Zorro vs. zorra.
Un cualquiera vs. una cualquiera.
Hombre de la calle vs. mujer de la calle.

PALABRAS POSITIVAS SIN EQUIVALENTE FEMENINO

Caballerosidad.
Hidalguía.
Hombría.
Hombre de bien.
Prohombre.

PALABRAS NEGATIVAS SIN EQUIVALENTE MASCULINO

Arpía.
Víbora.
Ninfómana.
Marimacha.

SER PARA OTROS

La definición de las mujeres en relación “con”. Esta forma semántica invisibiliza a las protagonistas de las historias, refiriéndose a ellas como seres que existen únicamente en su condición de relacionarse o servir a otros (madres, esposas, ex de, etc.).

“Esto pone de manifiesto lingüísticamente la creencia de que la mujer no tiene personalidad por sí misma, sino que su existencia le viene dada por su situación relativa con respecto a las demás personas”.

PROFESIONAL SEXY COMO CATEGORÍA

Esta práctica consiste en sumar a las actividades o profesiones que desempeñan las personas, adjetivos sobre su aspecto físico.

Los ejemplos más comunes y frecuentes se refieren a la belleza y/o a la sensualidad de las mujeres.

Estos mensajes demeritan la capacidad de las personas y agregan sesgos sobre su desempeño. Pueden motivar actos de discriminación y cosificación.

SUBORDINACIÓN

Construcciones semánticas donde la mujer siempre aparece de forma pasiva.

Por ejemplo: novios que llevan al cine a sus novias, esposos que “sacan” a cenar a sus esposas, etc.

En la cultura popular estas construcciones semánticas son comunes.

Una de las formas más extendidas para esta y otras construcciones sexistas es el humor, que ahora con las herramientas digitales toma diferentes formas estéticas que se pueden compartir o amplificar sin fronteras.

COSIFICACIÓN

Hacer uso de las mujeres o su imagen para fines que no las dignifican. La forma más común es sexual, convirtiéndola en un “objeto a disposición”.

“En algunos videojuegos como la popular serie de Grand Theft Auto (GTA), las mujeres que aparecen son personajes secundarios, prostitutas o strippers. El jugador puede pagarles para tener sexo con ellas y después matarlas para así recuperar su dinero”.

GÉNERO COMO ETIQUETA

Consiste en utilizar el género como etiqueta de las personas al hablar de sus actividades o logros. Las palabras de género como mujer, transgénero, gay, etc., solo deberían ser utilizadas si el mensaje a comunicar gira en torno a esto.

El comportamiento, los logros o actividades de las personas no deben ser etiquetados con el lente de su género. Al hacerlo, se pone de manifiesto de forma lingüística el estigma sobre quienes realizan la acción. Esto no suele hacerse con los hombres, lo cual es otra evidencia del sexismo propio de esta práctica.

RECOMENDACIONES

Siga las siguiente recomendaciones para evitar caer en casos de comunicación sexista.

CONSCIENCIA

El primer paso es reflexionar sobre nuestros propios sesgos.

Hacemos parte de una sociedad que ha promovido principios y valores determinados, y en la mayoría de los casos no nos damos cuenta de que estamos inmersos en prácticas inconscientes que no dignifican los asuntos de género.

USE OTRAS POSIBILIDADES DEL LENGUAJE

El lenguaje no es estático y tiene muchas formas para representar la la equidad de género. Además de evitar los ejemplos descritos en este documento, también puede aplicar estas formas (entre otras):

  • Use los dos géneros gramaticales. Por ejemplo, en lugar de decir: “los padres de los alumnos”, puede decir: “las madres y los padres de los alumnos”.
  • Evite el uso de adverbios o pronombres con marca de género. Por ejemplo, en lugar de decir: “muchos vinieron a la fiesta”, puede decir: “la mayoría vino a la fiesta”.
  • Use nombres abstractos o colectivos genéricos. Por ejemplo, en lugar de decir: “el legislador dicta que …”, puede decir : “la legislación dicta que …”, y en lugar de decir: “los vecinos”, puede decir: “el vecindario”.

DETENERSE Y PREGUNTAR

Cada vez que se cree un mensaje o imagen, corporativos o comerciales, hay que detenerse antes de su publicación y hacerse preguntas como:

  • ¿El mensaje reproduce una imagen real y equilibrada de género, o tiene algún sesgo textual o conceptual?
  • En el caso de las imágenes: ¿cuáles son las actitudes de las personas, su vestimenta, el entorno en el que están?, ¿hay suficiente diversidad representada?, ¿la imagen representa alguna actividad o rasgo sexista?

CAPACÍTESE, CAPACITE A SU EQUIPO Y MANTENGA ACTIVIDADES DE SENSIBILIZACIÓN

La sensibilización frente a estos temas no se da de la noche a la mañana.

Se necesita tiempo, dedicación y entrenamiento en comunicación no sexista para eliminar los sesgos evidentes e inconscientes.

Actualmente, no es opcional proteger la comunicación personal, corporativa y comercial de posibles irrespetos o errores que pueden costar mucho en términos de reputación y dañar a la sociedad.

AGENCIA DE
PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

MATIAS@FOG.DOG

BUENOS AIRES. ARGENTINA

Monroe 899
Teléfono: +54 (11) 5279 9000

ADRIANA@FOG.DOG

BOGOTÁ. COLOMBIA

Carrera 5 # 77 - 51
Teléfono: +57 313 496 2375

linkedin instagram